International Veterinary Information Service
Teton NewMedia
Click here to purchase a hardcopy of Practical Transfusion Medicine

In:  Practical Transfusion Medicine, Feldman B.F. and Sink C.A. (Eds.). Publisher: Teton NewMedia, Jackson, WY, USA (www.tetonnm.com/). Internet Publisher: International Veterinary Information Service, Ithaca NY (www.ivis.org), Last updated: 21-May-2008; A4803.0508.ES

Consideraciones clínicas en la práctica de la transfusión

B.F. Feldman and C.A. Sink

1Dept of Biomedical Sciences & Pathobiology, VA-MD - Regional College of Veterinary Medicine, Blacksburg, VA, USA (Deceased).2Laboratory Diagnostic Services, VA-MD - Regional College of Veterinary Medicine, Blacksburg, VA, USA.

Traducido por: L. Delgadillo Keenan, Clínica Veterinaria Sr. Dog's, Guadalajara, Jalisco, México. (2-Apr-2009).

Índice

Indicaciones útiles:
Dispersos a lo largo de este texto se encuentran los siguientes símbolos para ayudarle a enfocarse en lo que realmente es importante.
  Esta es una característica de rutina del tema en discusión. Las hemos tratado de concretar.
  Esta es una característica importante. Usted debe recordar esto.
  Algo serio ocurrirá si usted no recuerda esto.


Las pruebas cruzadas

Se realizan las pruebas cruzadas mayor y menor para proveer productos de eritrocitos compatibles y para posiblemente mitigar las reacciones adversas a la transfusión.

  •   La prueba cruzada mayor se realiza para detectar anticuerpos en el suero del receptor que puedan aglutinar o lisar los eritrocitos del donador.
  •   Por el contrario, la prueba cruzada menor detecta anticuerpos en el plasma del donador dirigidos contra los eritrocitos del receptor.

Con respecto a la prueba cruzada menor

  El procedimiento de la prueba cruzada menor mezcla los eritrocitos del receptor con el plasma del donador. Después de una incubación apropiada, la mezcla de células/plasma es centrifugada y observada para detectar aglutinación. Esta prueba fue ampliamente utilizada en medicina humana hasta el advenimiento de las células detectoras de anticuerpos. La aparición de las células detectoras de anticuerpos para los protocolos de detección de sangre del donador eliminó la necesidad de la prueba cruzada menor.

  • ¿Qué son las células detectoras de anticuerpos?
    • Las células detectoras de anticuerpos son eritrocitos comercialmente disponibles que son del tipo O de sangre humana. Estas células han sido probadas para antígenos comunes de grupos de sangre humana clínicamente significativos (tales como el sistema Rh, MNS, Lewis, P, Kell, y otros.) Las células detectoras de anticuerpos son típicamente vendidas en estuches que contienen tres muestras de eritrocitos antigénicamente diferentes. Cuando se utilizan en medicina humana para protocolos de selección del donador, el plasma de la sangre del donador es probada contra un grupo de células detectoras de anticuerpos. Si la detección de anticuerpos es negativa, se puede asumir que la sangre del donador que está siendo probada está libre de anticuerpos contra antígenos del grupo sanguíneo humano presentes en las células detectoras de anticuerpos. Si la detección de anticuerpos es positiva, se prueba otro panel de células detectoras contra el plasma del donador y el anticuerpo es identificado. Recuerde que la sangre entera es separada en componentes y una identificación y detección positiva de anticuerpos puede solo excluir el plasma del donador de la lista de donantes para transfusiones rutinarias. Si la detección de anticuerpos es negativa, se asume que el plasma puede ser transfundido con seguridad a un receptor ABO compatible. Es por esta razón que rutinariamente ya no se realizan pruebas cruzadas en los productos de plasma en medicina humana.
  • Así pues, ¿qué sucede en medicina veterinaria?
    • Actualmente, las células detectoras de anticuerpos no están disponibles para uso veterinario. Es por esto que la prueba cruzada menor es tan importante. Recuerde que en la prueba cruzada menor, se prueban los eritrocitos del receptor con el plasma del donador. Esta prueba se realiza para proporcionar una transfusión segura, especialmente en el caso de que se use sangre entera o plasma. Además, se debe pensar en la prueba cruzada menor para el proceso de selección del donador ya que: los eritrocitos del receptor están actuando como células detectoras de anticuerpos. Es más, éstas células pueden o no contener antígenos clínicamente significativos. Pero cuando un donador en particular es probado contra una o más muestras de eritrocitos del receptor a través del uso de la prueba cruzada menor y se encuentra que es negativa, se puede asumir de manera general que no hay anticuerpos clínicamente significativos en el plasma del donador. Mantenga en mente que la mayoría de los donadores de sangre calificarán dentro de un programa de donación sanguínea por un periodo de tiempo de al menos un año. Se desprende con esto que puede haber al menos 4 donaciones de sangre por año con plasma de un donador que ha sido probado contra al menos una muestra de eritrocitos de un receptor por cada donación. Si el programa de donación está dispuesto a aceptar esto como un método de selección de anticuerpos de los donadores, entonces lo que sigue es que los productos del plasma podrían ser transfundidos sin realizar la prueba cruzada menor.

  Simultáneamente, es benéfico rechazar del programa de donadores de sangre a los donadores potenciales que han sido previamente sensibilizados con antígenos de otros eritrocitos externos. Esto ayuda a eliminar de la lista de donadores el plasma que potencialmente lleve anticuerpos contra antígenos de eritrocitos.

Guías para la transfusión sanguínea

Justificación para la terapia

La sangre entera es una mezcla de constituyentes celulares suspendidos en un medio de transporte líquido. Las células tienen funciones diferentes. Los eritrocitos transportan oxígeno y participan en la defensa del huésped por medio de la adsorción de superficie y absorción de muchos materiales, los fagocitos controlan a las bacterias, las plaquetas son requeridas para la hemostasia, y los linfocitos son mediadores de la inmunidad. El medio líquido también contiene una matriz de sustancias disueltas: albúmina, globulinas, proteínas de coagulación, intermediarios metabólicos, electrolitos, aniones orgánicos, y elementos traza. Las técnicas prácticas para la separación y concentración de algunos de los constituyentes celulares de la sangre entera esta disponible en todos los grandes centros veterinarios de donación de sangre. La terapia de transfusión moderna debe estar basada en el uso de componentes de la sangre para tratar defectos específicos con concentrados del constituyente sanguíneo del que se tenga deficiencia. Existen un número de justificaciones para el uso preferencial de componentes sanguíneos.

Consideración de los recursos limitados

El argumento más convincente que apoya la terapia de los componentes es que la sangre es un recurso preciado en vista de su potencial terapéutico y la logística y costos requeridos en la obtención y entrega de productos sanguíneos. La separación en componentes permite a una sola donación atender las necesidades individuales de varios pacientes. El criterio de elección en la selección del donador de sangre debe ser suficiente para obtener una donación segura.

Consideraciones cinéticas

Después de la hemorragia, los mecanismos homeostáticos restauran los diferentes constituyentes sanguíneos en rangos diferentes, dependiendo de la capacidad de síntesis, consumo endógeno, degradación, y distribución en varios compartimentos fisiológicos. El tiempo de inactivación media de los eritrocitos caninos y felinos es de de meses, mientras que la vida media de la albúmina es solo de tres a cuatro días. La pérdida de sangre en cirugía puede requerir la reposición de eritrocitos. La albúmina podría no ser requerida, ya que será repuesta dentro de los siguientes días. Otra consideración es la tolerancia. La pérdida del 50% de la masa de eritrocitos es bien tolerada en un individuo sano mientras que la pérdida del 50% del volumen total de sangre puede ser fatal a menos que sea rápidamente corregida.

Consideración de los efectos adversos

Otra razón fundamental para apoyar el uso de componentes sanguíneos incluye una lista innumerable de posibles efectos adversos que pueden resultar de la transfusión innecesaria de constituyentes sanguíneos. Cualquier reacción a la transfusión significa que la transfusión no está cumpliendo con su propósito y, de manera importante, ha creado otra carga en el paciente que ya tiene además, una carga previa por el estado fisiológico por el cual requería la transfusión. La sensibilización a las células sanguíneas puede inducir resultados refractarios en subsecuentes transfusiones. La transfusión de múltiples unidades de sangre entera de manera secuencial para poder alcanzar un cierto hematocrito, puede también producir edema pulmonar debido a la sobrecarga de volumen.

La decisión de transfundir

Toda terapia de transfusión produce sólo una mejoría transitoria en la condición del paciente. A menos que el paciente sea capaz de producir endógenamente el déficit de los componentes, serán necesarias más transfusiones. Además de esto, las transfusiones disminuyen la respuesta fisiológica a la deficiencia del constituyente sanguíneo. Por ejemplo, si un paciente tiene una masa de eritrocitos reducida, la hipoxia tisular provoca una producción incrementada de eritropoyetina y la médula ósea responde con reticulocitosis. La transfusión de eritrocitos en este paciente, implicará una disminución y retardo en la respuesta de los reticulocitos. Varias preguntas deben considerarse antes de una transfusión.

  • ¿Es realmente necesaria la transfusión sanguínea?
  • ¿Cuál es la necesidad particular del paciente?
  • ¿Los beneficios potenciales justifican los riesgos de la transfusión?
  • ¿Cuál componente sanguíneo será efectivamente conveniente para ésta necesidad especial, al costo más bajo?
  • Después de la transfusión: ¿La transfusión reflejó el beneficio previsto para el paciente?

Las respuestas a estas preguntas deben ser documentadas en el expediente del paciente. Como mínimo para una transfusión de eritrocitos, se debe hacer una determinación de hematocrito y proteínas totales pre-transfusión seguidas de una determinación post-transfusión (24 horas).

Los componentes sanguíneos deben ser convenientemente clasificados de acuerdo a sus funciones fisiológicas: transporte de oxígeno, como adyuvante en el mantenimiento del volumen intravascular, hemostasia y fagocitosis. En medicina veterinaria, el soporte de la fagocitosis con transfusiones de granulocitos no se realiza. El reemplazo del volumen requiere del mantenimiento de la presión oncótica coloidal (POC) a través del uso de coloides (hetastarch, pentastarch, dextranos, y productos de gelatina) además de plasma. La albúmina administrada en forma de plasma en pacientes hipo-oncóticos (hipoalbuminémicos) que no reciben soporte coloidal concurrente, rápidamente equilibrarán la presión con desplazamiento hacia los terceros espacios.

La transfusión para incrementar el transporte de oxígeno

No existe ningún equipo que contenga la concentración de hemoglobina o hematocrito específico para un paciente que necesite eritrocitos. Los pacientes y el cuidado del paciente se calculan cuando se los eritrocitos son requeridos. Un paciente que ha perdido un tercio de su masa de eritrocitos de manera aguda requerirá incrementar la capacidad de transporte de oxígeno. Los pacientes con procesos crónicos pueden tener hematocritos dramáticamente bajos, pero si no se encuentran bajo condiciones estresantes, no requieren de capacidad adicional de transporte de oxígeno. Sin embargo, en términos generales, tanto en el perro como en el gato, la administración de eritrocitos para cubrir las necesidades de transporte de oxígeno debe considerarse cuando la concentración de hemoglobina está por debajo de 7 g/dl (hematocrito de 21%). Cuando se considera la transfusión en ciertos pacientes, el clínico debe considerar la edad, etiología y duración de la anemia, la presencia de alteraciones cardiacas, pulmonares, o vasculares, y la estabilidad hemodinámica.

Productos que incrementan el transporte de oxígeno

Sangre entera - Por la pérdida aguda de sangre que exceda el 20% del volumen sanguíneo (el volumen sanguíneo apropiado para reemplazo es de 90 ml/kg -en caninos, 70 ml/kg -en felinos), o por una coagulopatía con pérdida de sangre masiva. El hematocrito se incrementará por arriba del valor de referencia inmediatamente después de la transfusión y se incrementará un poco más dentro de las 24 horas siguientes por la redistribución del volumen.

Red Cells (RC, Packed Cells) - R- Los eritrocitos se obtienen cuando la sangre entera refrigerada es centrifugada bajo refrigeración y el plasma es removido. Debido a que el hematocrito se aproxima al 70 - 80%, los eritrocitos son frecuentemente mezclados con solución salina estéril o con una solución aditiva para disminuir la viscosidad.

Para determinar el hematocrito esperado en pacientes que reciben eritrocitos, calcule el volumen total de sangre (ver Sangre entera, arriba) y el volumen total de eritrocitos (calculado del hematocrito pre-transfusión). Determine el volumen total de sangre después de administrar la transfusión (volumen de sangre pre-transfusión + volumen de transfusión). Determine el nuevo hematocrito sumando el volumen de eritrocitos transfundidos más el volumen de eritrocitos pre-transfusión. El hematocrito pos-transfusión esperado es el volumen de eritrocitos pos-transfusión dividido entre el volumen total de sangre pos-transfusión.

Sustitutos sanguíneos: Alternativas para la sangre y productos sanguíneos

Sustitutos de eritrocitos

Requisitos para un sustituto de eritrocitos exitoso:

  1. Debe funcionar
  2. Tener una vida larga de almacenaj
  3. Ser mínimamente inmunogénico
  4. Ser libre de patógenos y endotoxinas
  5. Estar fácilmente disponible a un costo razonable
  6. Debe llevar y liberar oxígeno hacia los tejidos bajo condiciones clínicas.

Indicaciones clínicas para el sustituto de eritrocitos:

  1. Anemia aguda
  2. Pérdida de sangre aguda
  3. Terapia pre-quirúrgica
  4. Reemplazo intra-operatorio
  5. Útil para proveer oxígeno como un radiosensibilizador en el tratamiento de algunas neoplasias.

Soluciones basadas en la hemoglobina:
Las soluciones basadas en la hemoglobina transportadora de oxígeno son una forma de sustituto sanguíneo utilizadas para incrementar el contenido de oxígeno de la sangre y mejorar la entrega de oxígeno a los tejidos. La hemoglobina es transportada en el plasma. La hemoglobina en el plasma incrementa la eficiencia de descarga de oxígeno de las células sanguíneas hacia los tejidos al facilitar la difusión del oxígeno a través del plasma. Las soluciones a base de hemoglobina tienen una vida de almacenamiento larga y son útiles inmediatamente. Estas soluciones son de hemoglobina polimerizada libre de estroma que son virtualmente libres de membranas de eritrocitos y como tal son mínimamente inmunogénicas. Estas soluciones llevan y liberan oxígeno durante 18 a 24 horas. Hay algunos cambios en las pruebas de laboratorio pero son generalmente conocidos, previstos, o mínimos. Estos cambios dependen del instrumento utilizado. El nitrógeno ureico sérico y los electrolitos parecen no afectarse. La administración de estas soluciones puede volver las membranas mucosas de un color amarillo a rojo o café por al menos varios días.

Características de una solución basada en hemoglobina transportadora de oxígeno aprobada para su uso en perros (Solución Oxyglobina®), Biopure Corporation, Cambridge, Massachusetts).

  • Este producto tiene una concentración fisiológica de hemoglobina de 13 g/dl y es presentada en solución iso-osmótica de lactato de Ringer. El peso molecular promedio de esta solución es de 200kD con un rango de 65 - 500 kD. En esta solución la afinidad del oxígeno es dependiente de los iones de cloro. Esto contrasta con la liberación de oxígeno de los eritrocitos la cual depende del 2,3-difosfoglicerato (2,3-DPG). Las soluciones son universalmente compatibles y son estables a temperatura ambiente.
  • Indicaciones para su uso - La Oxiglobina® es útil en el tratamiento de la anemia debida a cualquier causa incluyendo hemólisis, pérdida de sangre por traumatismo, cirugía, hemorragia gastrointestinal o genitourinaria, o hemorragia causada por toxicidad a rodenticidas.
  • Administración y monitoreo - El promedio de administración de Oxiglobina® es ≤10 ml/kg/hora en pacientes caninos normovolémicos. Los signos de mejoría en la oxigenación incluyen estabilización de los signos vitales tales como frecuencias cardiaca y respiratoria. Por supuesto, la causa primaria de la anemia debe ser tratada. Las membranas mucosas y la esclera pueden transitoriamente tomar un color amarillo a rojo o café. La expansión del volumen debe ser monitoreada. Los descensos en la masa de eritrocitos (volumen de paquete celular, hematocrito) son predecibles debido a la hemodilución. Sin embargo, la concentración de hemoglobina se incrementa.
  • Efectos de la presión oncótica coloidal baja- edema pulmonar no cardiogénico, edema generalizado, hipovolemia.

Sustitutos de plasma

El hetastarch como expansor de plasma - Este es un polímero sintético (una amilopectina de almidón cerosa) producido por DuPont Pharmaceuticals bajo el nombre de Hespan®. El Hespan es el hetastarch en solución salina normal (0.9%) al 6%, el cual es casi iso-osmótico (310 mOsm/L). El Hespan® tiene una vida de almacenamiento de 12 meses. Las dosis de administración varían dependiendo de los autores. Aproximadamente 25 ml/kg tienen un tiempo de inactivación media de 7.5 a 8.4 días.

  • Seguridad y efectos secundarios - El Hetastarch tiene una toxicidad baja en humanos y perros. En la falla renal no oligúrica la función renal puede mejorar. No hay efectos aparentes en la función granulocítica. La hemostasia puede verse afectada de manera significativa. El número de plaquetas y su función pueden reducirse. Los tiempos de protrombina (PT) y de tromboplastina parcial activada (APTT) pueden prolongarse. Han sido reportadas reacciones anafilácticas.
  • Ventajas de la terapia con coloides (hetastach) - La presión oncótica coloidal (POC) se mejora. Hay una expansión del volumen plasmático sin incrementar el contenido de agua intersticial. El uso de hetastarsh se compara bien con soluciones que contienen albúmina o dextranos. Es seguro para uso agudo y a largo plazo. Inyecciones únicas pueden incrementar el volumen plasmático y la POC por más de cuarenta y ocho horas.
  • El hetastarch es útil en perros y gatos hipoalbuminémicos. Las dosis recomendadas actualmente son de 30 - 35 mls/kg/día con uso repetido dependiendo del criterio clínico.
  • Contraindicaciones del hetastarch - El hetastarch está contraindicado en insuficiencia cardiaca y en falla renal oligúrica. El hetastarch está contraindicado en hemorragia debida a la enfermedad de von Willebrand y puede estar contraindicada cuando la hemostasia está comprometida o puede comprometerse.

VetaPlasma® (SmithKline Beecham)

  • El VetaPlasma® se comercializa como un expansor de plasma coloidal (NO es plasma) en una solución electrolítica fisiológica con un pH de 7.4. Es para uso intravenoso en perros y gatos. El VetaPlasma® es una oxipoligelatina con un peso molecular promedio de 30,000 Daltons. No incrementa la viscosidad del plasma. Puede mejorar la función renal sin embargo es excretada principalmente (88%) a través de los riñones. El VetaPlasma® puede causar reacciones anafilactoides. Tiene un tiempo de inactivación media relativamente corto (2 - 4 horas) y es hipo-osmótico (200 mOsm/l). Existe una disfunción hemostática mínima (pero existe) con el uso de este producto.

Soluciones intravenosas compatibles

  La administración de cloruro de sodio al 0.9% puede ser utilizada para facilitar la infusión de productos derivados de la sangre.
  No deben adicionarse medicamentos ni alguna otra solución a los productos sanguíneos a menos que el producto esté aprobado por la US FDA o que exista documentación adecuada de que el producto es seguro para usarse con productos sanguíneos.
  Varias soluciones intravenosas interfieren con la transfusión sanguínea.

  • La solución de lactato de Ringer contiene suficiente calcio para superar a los agentes quelantes de los sistemas aditivos de los anticoagulantes y conservadores.
  • La dextrosa al 5% en solución hace que los eritrocitos se aglutinen en la vía de infusión, causando que los eritrocitos se hinchen y se hemolicen.

Equipos para la administración de sangre

  Los equipos para la administración de sangre son utilizados para la infusión de productos derivados de la sangre.
  El uso de equipos para la administración de sangre ayuda a prevenir que sean infundidos al receptor artefactos potencialmente peligrosos. Estos equipos contienen un filtro que sirve para retener coágulos y otras partículas de microagregados que se forman en la sangre almacenada. El tamaño de la partícula retenida por el filtro está directamente relacionado al tamaño del filtro.
  Los equipos de administración de sangre deben ser usados con todos los componentes sanguíneos incluyendo a los concentrados plaquetarios. Se debe evitar desviarse de las instrucciones del fabricante ya que esto puede volver ineficaz al producto sanguíneo. Por ejemplo, el uso de un equipo de administración inapropiado para la infusión de productos plaquetarios puede causar que las plaquetas sean retenidas inadecuadamente dentro del equipo de infusión, frustrando el propósito de la transfusión.
  Existe una gran variedad de equipos de infusión comercialmente disponibles. Se debe consultar el uso recomendado.
  Recuerde: cualquier equipo sanguíneo debe ser cambiado cada 4 horas. Esto es debido al hecho de que puede ocurrir contaminación bacteriana después de mayores períodos de tiempo.
  Algunos equipos para administración de sangre están diseñados para la transfusión de más de una unidad de sangre, pero el tiempo total de uso no debe exceder de 4 horas.
  Los equipos para la administración sanguínea no deben ser reutilizados debido al riesgo de contaminación bacteriana.
  Existen dos tipos diferentes equipos para administración de sangre: goteo por gravedad y empuje con jeringa.

  •   Goteo por gravedad
  • Los equipos estándar para la administración de sangre contienen un filtro con poros de tamaño de 170 - 260 micras. El equipo debe ser llenado de acuerdo a las instrucciones del fabricante con sangre o fluidos compatibles con sangre. Para una velocidad de flujo óptima, el filtro debe estar completamente mojado y la cámara de goteo debe estar llena a no más de la mitad durante la transfusión. Los equipos estándares son típicamente utilizados para transfundir sangre entera, eritrocitos, y productos de plasma. Como lo indica el nombre, este equipo está unido al producto sanguíneo y el producto sanguíneo es infundido por goteo por gravedad.
  •   Empuje con jeringa
  • Los equipos de empuje con jeringa pueden ser usados para la infusión de componentes o en la transfusión de productos con volúmenes de menos de 100 ml. Este equipo de administración utiliza el volumen más pequeño de todos los equipos. Estos equipos tienen una cámara de goteo muy pequeña y una longitud de la vía de infusión menor a los equipos de goteo por gravedad. Esto es útil en la transfusión de productos de volumen pequeño. Los equipos de empuje con jeringa contienen un filtro en la vía de infusión que es extremadamente pequeño y puede no ser notado.
  • Cuando se utiliza este equipo de infusión los productos sanguíneos pueden ser transfundidos de dos formas. El equipo puede estar adherido a una bolsa de sangre, el producto sanguíneo llena el interior de la jeringa adherida desde la bolsa y es después "empujado" hacia el receptor. De manera alternativa, este equipo puede estar adherido directamente a una jeringa con sangre para una transfusión inmediata. Esto puede ser útil en la transfusión de sangre entera felina.

Efectos adversos de la transfusión sanguínea

  El principio básico en la terapia de transfusión, es la misma que en todos los procedimientos médicos, "primum non nocere" - lo primero es no causar daño. A pesar de que el rango de mortalidad secundario a una transfusión es bajo, las muertes ocurren, especialmente en gatos, y la morbilidad varía significativamente entre diferentes instituciones. Las reacciones hemolíticas pueden ser el problema más serio. La observación cuidadosa de signos clínicos y una evaluación de laboratorio adecuada de los posibles efectos adversos permitirán una práctica más segura para la realización de una transfusión.

Signos de reacciones a la transfusión

  Las reacciones febriles o alérgicas pueden ocurrir con fiebre o escalofríos en la misma forma que la reacción hemolítica severa. Por esta razón, cualquier cambio adverso en la condición del paciente debe ser considerada como un posible signo de reacción adversa a la transfusión y debe ser evaluada.
  Las acciones principales que deben llevarse al cabo cuando se sospecha de una reacción a la transfusión son:

  1. Detener la transfusión.
  2. El acceso intravenoso debe mantenerse accesible por si es necesario un tratamiento.
  3. El clínico responsable debe ser notificado para evaluar al paciente.

  Los individuos que han tenido múltiples transfusiones o han tenido gestaciones previas son los que tienen mayores riesgos de reacciones febriles. Un paciente que ha tenido una reacción febril tiene un riesgo mayor de reacciones subsecuentes. La premedicación no parece ser marcadamente efectiva en estos casos y no elimina la necesidad de una observación cercana.
  Cuando se sospeche de una reacción, el equipo de administración debe ser cambiado. Esto permite que se desechen los 10 - 15 ml de sangre restantes de la vía de infusión y no sean administrados al paciente.

Complicaciones-Efectos inmunológicos inmediatos

Reacciones hemolíticas

Las reacciones hemolíticas son las más severas pero son raras y son secundarias a sangre incompatible o a la incompatibilidad entre donadores por transfusiones múltiples. Debido a que los gatos tienen de forma natural aloanticuerpos en el plasma (en particular, anti-A fuertes en gatos tipo B), la sangre de los donadores y receptores felinos debe ser tipificada y deben realizarse pruebas cruzadas previas a la transfusión. Las transfusiones AB incompatibles no son seguras y pueden causar reacciones hemolíticas a la transfusión y amenazan la vida del paciente.

  •   Debe resaltarse que la hemólisis puede también deberse a problemas no inmunológicos. La hemólisis puede generarse por la destrucción física de células por sobrecalentamiento o por mezclar soluciones no isotónicas con eritrocitos. No se debe infundir OTRA solución a través del sitio de transfusión a menos que la transfusión se haya completado.
  • Signos
  • Escalofríos (temblores), fiebre, dolor en el sitio de la colocación de la aguja o a lo largo del tracto venoso, náuseas, vómito, orina oscura, dolor en los flancos, y si progresa, signos de choque y/o falla renal.
  • Precauciones
  •   Si es posible, identificar los tipos sanguíneos del donador y del receptor antes de iniciar la transfusión. Realizar las pruebas de compatibilidad.
  •   Transfundir la sangre lentamente durante los primeros 15 - 20 minutos y/o el 20% inicial del volumen de transfusión calculado; permanecer con el paciente durante este período.
  • Respuesta
  •   En el caso de una reacción:
    • Detener la transfusión
    • Mantener viable la línea intravenosa
    • Notificar al clínico encargado
    • Guardar la sangre del donador para repetir la prueba cruzada con la sangre del paciente.
  •   Si es posible:
    • Monitorear la presión sanguínea para prevenir un choque
    • Insertar un catéter urinario y monitorear la producción cada hora.
    • Enviar una muestra de la sangre y orina del paciente al laboratorio. La hemoglobinuria indica hemólisis intravascular.
    • Observar si hay signos de hemorragia como resultado de una coagulación intravascular diseminada (CID).
    • Dar terapia de soporte para tratamiento del choque
Reacciones febriles

Cualquier incremento de un grado (Celsius) o más debe considerarse como una reacción febril debido a los anticuerpos de leucocitos, plaquetas o proteínas plasmáticas.

  • Signos
  • Fiebre, escalofríos.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Detener la transfusión inmediatamente.
  •   Considerar la terapia antialérgica.
Reacciones alérgicas

El paciente reacciona a los alergenos del donador que están en los eritrocitos, plaquetas, granulocitos, proteínas plasmáticas, frecuentemente por reacciones de complemento e inmunoglobulinas.

  • Signos
  • Urticaria, disnea, edema laríngeo
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Dar terapia antialérgica como profilaxis en pacientes con tendencias alérgicas, aunque que esto frecuentemente no es efectivo.
  •   Detener la transfusión inmediatamente.
  •   La epinefrina puede ser utilizada para tratamiento de disnea o de una reacción anafiláctica.

Complicaciones- efectos no inmunológicos inmediatos

Sobrecarga circulatoria

La sobrecarga circulatoria se debe a una transfusión demasiado rápida (aún pequeñas cantidades) o la administración de una cantidad excesiva de sangre (aún si se administra lentamente).

  • Signos
  • Disnea, estertores, cianosis, tos seca, venas del cuello distendidas (si son visibles, pueden palparse).
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Transfundir la sangre lentamente.
  •   Prevenir la sobrecarga utilizando eritrocitos o administrando cantidades divididas de sangre.
  •   Utilizar una bomba de infusión para regular y mantener la velocidad del flujo.
  •   Si aparecen signos de sobrecarga, detener la transfusión inmediatamente.
Hipotermia

La hipotermia es provocada más frecuentemente por la administración de productos derivados de la sangre fríos y de manera demasiado rápida.

  • Signos
  • Escalofríos, descenso de temperatura, frecuencia cardiaca irregular, posible arresto cardiaco.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Utilizar un dispositivo de calentamiento para calentar productos derivados de la sangre.
  •   Si un paciente presenta escalofríos (temblores) y si la temperatura corporal del paciente está por debajo de la normal (comparando con la temperatura basal), detenga la transfusión.
Desequilibrios electrolíticos

Los desequilibrios electrolíticos son raros pero frecuentemente se asocian a pacientes con función renal comprometida.

  • Signos
  • Náuseas, diarrea, debilidad muscular, parálisis flácida, bradicardia, aprehensión, arresto cardíaco.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Para pacientes en riesgo utilice eritrocitos lavados con solución salina o sangre entera fresca.
Intoxicación con citrato (hipocalcemia)

La intoxicación con citrato ocurre especialmente en gatos y por el uso de productos que contienen exceso de anticoagulante debido a un llenado incompleto de la bolsa de transfusión.

  • Signos
  • Tetania, tremores musculares, hiperreflexia, actividad convulsiva, espasmo laríngeo, paro respiratorio.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Infundir la sangre lentamente.
  •   Si ocurre la tetania, cierre la vía de infusión inmediatamente, mantenga patente la vía intravenosa, notifique al clínico.

Complicaciones- efectos inmunológicos tardíos

Reacción hemolítica tardía
  • Signos
  • Destrucción de eritrocitos y fiebre de 10 a 15 días después de la transfusión. Esta a menudo es una respuesta inmunológica de memoria.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Observación para detectar anemia post-transfusión y la disminución del beneficio de transfusiones posteriores.
Reacción injerto contra Huésped

El injerto contra huésped es una rara complicación posterior a una transfusión en pacientes severamente inmunosuprimidos como aquellos que han sido tratados intensivamente contra una enfermedad inmunomediada, o han sido inmunosuprimidos con quimioterapia o radiación. La reacción tipo injerto contra huésped ocurre si los linfocitos inmunocompetentes del donador se injertan y multiplican en el paciente inmunodeficiente. Las células injertadas del donador reaccionan contra las células ahora "extrañas" del huésped-receptor.

  • Signos
  • Fiebre, urticaria, hepatitis, diarrea, supresión de médula ósea.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   En medicina humana, los productos derivados de la sangre pueden ser irradiados. La función de los eritrocitos, granulocitos y plaquetas no se afectan. De un 85 a 95% de los linfocitos se vuelven incapaces de replicarse.
  •   El tratamiento es de soporte y sintomático.
Púrpura post-transfusión

La púrpura post-transfusión es rara y es secundaria al desarrollo de anticuerpos antiplaquetas. La púrpura post-transfusión ocurre casi exclusivamente en perras multíparas (raramente en gatos).

  • Signos
  • Petequias, púrpura, equimosis seguida de una caída en el conteo de plaquetas una semana después de la transfusión. Los anticuerpos destruyen tanto a las plaquetas transfundidas como a las propias.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Terapia inmunosupresora.
  •   Si la vida está en peligro, en medicina humana, se inicia intercambio de plasma.
  •   El problema es generalmente autolimitante en perros.
Aloinmunización (formación de anticuerpos)

El paciente reacciona a los alergenos de eritrocitos, plaquetas, granulocitos, proteínas plasmáticas, reacciones de complemento e inmunoglobulinas del donador.

  • Signos
  • Incremento del riesgo de reacciones hemolíticas, febriles y alérgicas.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Ocurre en pacientes que reciben múltiples transfusiones. Por lo tanto, transfunda productos de un número limitado de donadores y valore para detectar signos de reacción adversa en el paciente.

Complicaciones- efectos no inmunológicos tardíos

Transmisión de una infección
  • Signos
  • Ictericia por hepatitis, fiebre, dolor o malestar no específico (frecuentemente alrededor de la pared torácica o el esternón), hipotensión, vómito, diarrea.
  • Precauciones/ Respuesta
  •   Interrogar al banco de sangre para ver si no se han notado hasta esa fecha algún signo asociado con el donador.
  •   Educar a los propietarios acerca de los posibles signos de infección.

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information

Click here for more information